MATERIALES DE ENVASES _ 07 / 06 / 2017

¿Qué tiene que decir la ciencia sobre la gestión de envases?

Categorías: Aluminio


¿Qué tiene que decir la ciencia sobre la gestión de envases?En un evento organizado por la Asociación de Latas de Bebidas y celebrado recientemente en Valencia, científicos españoles analizaron el papel de la ciencia en la gestión de envases y lanzaron un mensaje en común: el rigor de los datos debe primar en el análisis de cuestiones ambientales.
 
La jornada “Envases, Ciencia y Medio Ambiente” que organizó la Asociación de Latas de Bebidas en Valencia hizo un interesante recorrido de la situación de los envases metálicos y su posición en España y en Europa en el debate de la economía circular, la variedad de tipologías, materiales y productos que componen las basuras marinas y el papel del análisis del ciclo de vida en la valoración rigurosa de la viabilidad de los sistemas de gestión de envases usados.

A la jornada, inaugurada por el presidente de la ALB Santiago Millet, acudieron 70 profesionales de compañías y asociaciones vinculadas a la industria de alimentación y bebidas, miembros de las Corts y Ayuntamiento de Valencia y responsables de las asociaciones de consumidores de la Comunidad Valenciana.
Cuatro científicos españoles -Manuel Toharia, Pere Fullana, Enrique Montero y Miguel Aballe- trataron estos temas teniendo en cuenta el interés generado en los últimos meses en la Comunitat Valenciana sobre la sostenibilidad y reciclado de envases. Se abordaron aspectos técnicos y científicos para contribuir al conocimiento sobre el abandono de residuos en el ámbito marino (incluyendo envases), el estudio científico de los sistemas de gestión de envases mediante Análisis del Ciclo de Vida (ACV) y la necesidad de la eficacia en todos los ámbitos de la gestión ambiental.


Santiago Millet, presidente de la Asociación de Latas de Bebidas.


Miguel Aballe, físico y director de la ALB, resumió la posición en Europa del reciclado de envases metálicos de España (donde nos encontramos entre los cuatro primeros, y por delante de 8 de los 9 países que cuentan con SDDR) y dos de los puntos esenciales para el sector en la revisión de la Directiva de Envases (PPWD): que se respete el espíritu de la directiva original, que específicamente prohíbe utilizar excusas medioambientales para limitar la circulación de productos envasados, y la importancia de que la UE adopte una metodología para establecer el punto de medida de reciclado, requisito fundamental para que todos los países puedan evaluar del mismo modo y con la misma regla el cumplimiento de objetivos.

Enrique Montero, director de la cátedra RELEC y del proyecto Ecopuertos de la Universidad de Cádiz, resumió la filosofía del proyecto: conocer con el máximo rigor la tipología, composición y muy especialmente el origen de los residuos encontrados en el mar, y sobre todo, evitar su vertido y vincular la protección del litoral con la educación ambiental. El ejemplo de los escolares que asumen la defensa de su entorno apadrinando sus playas, mostró los efectos de cómo la educación contribuye a evitar el abandono de envases cuando un lugar se considera propio. 

Por su parte, Pere Fullana, director de la Cátedra Unesco de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF (Barcelona) y del Proyecto Ariadna, describió varios ejemplos de la aplicación de la metodología de ACV para evaluar con rigor distintas opciones a la hora de, por ejemplo, seleccionar un determinado material o envase para un tipo de aplicación y ocasión de consumo específico, cómo circulan mitos infundados sobre estos mismos conceptos, o cómo se proponen soluciones o sistemas de gestión sin el menor rigor científico. Uno de los ejemplos fueron los resultados del proyecto Ariadna, que ha analizado las diferencias entre el sistema actual de gestión de envases usados y la hipotética implantación de una combinación SCRAP-SDDR, mostrando que, prácticamente en todos los indicadores -huella ambiental, huella social y huella económica-, el sistema SCRAP actual es claramente mejor.

Manuel Toharia, asesor científico de la CAC, resumió el espíritu de la jornada en la última intervención, abundando en la necesidad de reducir el consumo excesivo de recursos y energía en todos los ámbitos de la actividad humana y la imperiosa necesidad de que cualquier decisión que puede afectar al futuro de la humanidad, tenga como clave estar basada en la eficiencia. 
La jornada fue clausurada por el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana, Salvador Navarro, quien afirmó que en el clima de colaboración actual de empresarios y el gobierno valenciano se han presentado una serie de propuestas para centrar los esfuerzos en la mejora de la gestión actual de los envases usados y equiparar la situación de esta comunidad a la de las comunidades autónomas con mejores resultados, de cuyo estudio conjunto en los próximos meses esperan se puedan adoptar decisiones basadas, como en el caso de los temas tratados en la jornada, en el máximo rigor técnico y científico.

Más información: www.latasdebebidas.org