INNOVACION & TENDENCIAS _ 07 / 02 / 2017

Diseño de la etiqueta del vino “Bigardo”, by Javier Garduño Estudio de Diseño

Categorías: Diseño de Packaging


Diseño de la etiqueta del vino “Bigardo”, by Javier Garduño Estudio de DiseñoMARCA – Bigardo. Diseño de etiqueta
DISEÑO – Javier Garduño Estudio de Diseño – www.javiergarduno.com
 
BIGARDO. Bigardo es la opera prima del joven enólogo toresano Kiko Calvo. Después de recorrerse el mundo conociendo y elaborando vino en bodegas de Francia, Australia, California, Chile, Argentina o España, decide instalarse en Toro (Zamora), su ciudad natal, para hacer realidad su sueño, Bigardo.
 
EL DESAFÍO. “Bigardo”, en la región de Toro, se le dice a un joven rebelde que no hace caso a nada ni a nadie. En las primeras reuniones nos cuenta cómo es la elaboración del vino, que quiere hacer un “Toro” distinto, con rebeldía, que desde la vendimia hasta el etiquetado está hecho a mano con un cuidado y un esmero particular.

Con estas premisas, comenzamos a pensar en el concepto de la etiqueta, tenía que ser algo muy claro, conciso y transgresor como es su creador. Para ello decidimos hacer una foto a la propia mano del enólogo, haciendo el símbolo de los cuernos, gesto rebelde por excelencia, que a su vez hace alusión al origen del vino por su analogía con la cornamenta del animal.
 
LA ETIQUETA. Cada botella va numerada y sellada a mano para acentuar su origen artesanal. Las etiquetas están impresas solo en negro, lo que abarata el coste de producción. Para darle un toque de originalidad, en vez de cápsula decidimos hacer un collarín que se cierra mediante un troquel y que hace el mismo gesto que la etiqueta pero simplificado.

El resultado es una imagen que no deja indiferente a nadie, transgresora, provocadora a la vez de limpia y elegante, para un vino enfocado claramente a los nuevos consumidores jóvenes que cada vez se adentran más en el mundo del vino.

Para Javier Garduño Estudio de Diseño, Bigardo es uno de esos trabajos que disfrutas haciendo, clientes que no tienen perjuicios y que tienen que arriesgar para adentrarse en un mercado cada vez más saturado y que, si no tienes nombre, necesitas llamar la atención como hace Bigardo en cualquier estantería de vinoteca.
La etiqueta ha sido premiada con un Líderpack 2016.