INNOVACION & TENDENCIAS _ 03 / 11 / 2017

Economía circular, mucho más que un SGR mejorado

Categorías: EcoPackaging


Economía circular, mucho más que un SGR mejorado  Tema de candente actualidad, pero que muchos seguimos sin saber contestar: ¿que significa exactamente Economía Circular y como afecta a nuestros envases? Un error desafortunado y bastante común es entenderla como un Sistema de Gestión de Residuos (SGR) mejorado. Lejos de esta idea, la Economía Circular, en su definición mas amplia, es una alternativa viable y muy atractiva a la economía lineal tradicional de tomar, usar y desechar. En ella tratamos de mantener los recursos en uso tanto como nos sea posible, sacándoles el máximo valor hasta el final de su ciclo de vida, para después tratar de reutilizar y, en últimainstancia, reciclar. Aquí, los productores adoptan una estrategia conocida como “de la Cuna a la Cuna” alejándose del viejo enfoque “de la Cuna a la Tumba”.
 
Paola Cárceles
 
Todos tenemos claro que cualquier envase hecho con materiales renovables es no solo respetuoso con el medio ambiente, sino que ayuda a ahorrar combustibles fósiles y además será potencialmente compostable. También es bien sabido que los envases de plástico de un solo uso están destrozando nuestro ecosistema sobremanera, dañando los océanos y su fauna. Para ser más precisos, el primer informe sobre la materia elaborado por la fundación Ellen MacArthur en 2016 arrojóunos datos escalofriantes: al menos 8 millones de toneladas de plástico acaban en nuestros océanos cada año, lo que equivale a un camión de basura vertido en el mar cada minuto. Y por si esto fuera poco, para 2050 se estima que los océanos contendrán más plástico que peces.
Pero tener en cuenta solo la fuente de la materia prima y el final de vida del producto no es suficiente, no habrá éxito sin un enfoque holístico que abarque toda la cadena de producción, empezando por un cambio de pensamiento en la fase mas temprana, en el diseño del producto; en donde no solo todos los recursos, sino también su adquisición y procesamiento y vida útil de los materiales deben ser tenidos en cuenta. Los siguientes pasos están enfocados desde el punto de vista productiva, pero considerando también aspectos ecológicos y sociales, uso del producto y lo que se conoce como “Canal Inverso”, esto es, la logística de devolver, reciclar, “up-cycling” y crear procesos para la reutilización.
La directiva 2009/125/EC del Parlamento Europeo en eco diseño expone los criterios para evaluar si un producto es o no ecológica y energéticamente eficiente. Estos incluyen aspectos medioambientales relacionados con la selección y uso de materia prima así como al transporte, distribución y final de ciclo de vida del producto. Otros factores relacionados con la energía que entran en juego son el consumo de materiales, las emisiones asociadas al producto y las posibilidad de reusarlo.
Por lo tanto, los desafíos se refieren no solo a la selección de materiales. Otras áreas igual de importantes a abordar para garantizar un exitoso diseño circular son: el uso de componentes estandarizados, diseñados para durar y para facilitar su clasificación, separación y reutilización al final de su vida útil; diseños que tengan en cuenta posibles aplicaciones útiles de subproductos y desechos y mecanismos de retroalimentación entre los agentes involucrados en las actividades de diseño y de fin de uso.
 
Objetivo: pequeñas mejoras
Durante los años de debate y descubrimiento, en RAP hemos aprendido algunas verdades fundamentales sobre el tema. En primer lugar, a día de hoy no existe un envase completamente sostenible. La sostenibilidad es aún un viaje que involucra a toda la cadena de valor, con la actitud y la voluntad de cada agente comprometido. Nuestro objetivo es hacer pequeñas mejoras, paso a paso, en la sostenibilidad del producto para reducir su impacto ambiental global. Y por último, el embalaje debe ponerse en perspectiva para comprender el papel que desempeña en la cadena de suministro. Los envases constituyen normalmente menos del 10% de la huella de carbono de un producto, la producción de materias primas y el uso de los consumidores a menudo constituyen la mayor proporción. En el sector alimentario esto básicamente significa que, extendiendo la vida útil de un producto debido al propio envase, estaríamos reduciendo enormemente la cantidad de comida en mal estado que acaba en los vertederos.
Los cuadros principales que marcamos en RAP al desarrollar cualquier nuevo embalaje o repensar uno existente son:
· Evaluar cada componente del envase.Nos preguntamos si se pueden hacer cambios para usar menos material sin comprometer la integridad del producto. Dos buenos ejemplos de éxito son, en primer lugar, nuestra solución FreshPack, lanzada en 2009, que fue el primer envase para sándwich hecho de cartón donde el peso total de plástico se redujo en un 85% en comparación con el envase equivalente de plástico. Y en segundo lugar, nuestra solución FibreRAP, donde gracias al uso de papel se reduce la cantidad de materiales plásticos en más del 80% y una reducción del peso total de 60% en comparación con las bandejas de plástico termoformado que hay actualmente en el mercado.
 

 
· Diseñar para reciclar. Mientras que muchos plásticos rígidos como las botellas de PET son actualmente reciclables, por desgracia no es el caso de los envases flexibles multicapa. Por eso nuestros embalajes están diseñados con la cantidad mínima de plástico necesaria para garantizar la integridad de los alimentos envasados. Nuestro recién lanzado ‘Easy to Peel’ de la mano de Waitrose es una prueba de nuestro compromiso con el medio ambiente, una envoltura triangular para sándwich más fácil de reciclar gracias a que el film plástico es fácilmente extraíble del cartón a través de una lengüeta desprendible, lo que se traduce en que el cartón puede ser fácilmente reciclado.
 

 
· Diseñar para prolongar la vida útil del producto. Un ejemplo de esto es nuestro Freshpack Plus que extiende la vida útil del sándwich en un 25%, siendo el envase de cartón más ligero del mundo y representando un avance crítico en el envasado de alimentos frescos. Gracias solo a su diseño, estamos reduciendo los residuos de alimentos que terminan en los vertederos. Nuestro envase MA también es digno de mención, es el primer envase de cartón hermético del mundo que extiende la vida útil del producto hasta 28 días, reduciendo enormemente el desperdicio de alimento.

· Siempre que sea posible, recurrir a materias primas renovables.Todos nuestros papeles y cartones están certificados por FSC y PEFC y bajo petición de nuestros clientes ofrecemos envases totalmente compostables con alta barrera hechos de PLA o película de celulosa y papel o cartón.
 
Todos podemos aportar nuestro granito de arena, cada uno de nosotros puede ayudar a repensar, reutilizar y reciclar los envases. Eso significa que los gobiernos y las empresas no pueden respaldar solos una economía circular inclusiva: necesitamos el apoyo de cada ciudadano, escogiendo la opción más responsable de envasado cada vez que se llena el carro de la compra.

 
Paola Cárceles es Ingeniera Química, con Máster en Dirección y Gestión de la Calidad y del Medio Ambiente por la Universidad de Murcia. Desarrolla su Proyecto Final de Carrera en la Technische Universität Kaiserslautern, Alemania. Especializada en el procesado de film flexible y comprometida con las premisas de la economía circular, actualmente reside y trabaja en Londres como Packaging Development Technologist en Rapid Action Packaging (RAP), tras tres años liderando el departamento de I+D+i en Plásticos Romero, Murcia.