MERCADOS & ENVASES


Ecodiseño: la prevención como herramienta clave en la economía circular

12/09/2018

CATEGORíA: Sostenibilidad y medioambiente MARCA: AENOR


La apuesta por la innovación es, sin duda, una exigencia para sobrevivir en mercados cada vez más globalizados en los que las empresas deben competir mediante el desarrollo sistemático de nuevos conceptos, procesos y productos. En este contexto, el ecodiseño se convierte en un elemento importante en la competitividad de la empresa.


José Magro

 

Por otra parte, cada vez son más las organizaciones y consumidores que, a través de sus decisiones de compra, manifiestan su interés en que se reduzcan los impactos que los productos ocasionan en el medio ambiente a lo largo de su ciclo de vida.

En los dos últimos años ha surgido una nueva motivación: las directrices de economía circular que se establecieron a finales del año 2015 por la UE. En España, como estado miembro, se está materializando, entre otras actuaciones, en el desarrollo de la Estrategia Española y en el Pacto que se estableció por parte del MAPAMA, al cual se han suscrito hasta el momento cerca de 300 organizaciones de todo sector, donde, como no podía ser de otra manera, el envase y embalaje está representado.

El Pacto por la Economía Circular pretende llevar al terreno las políticas que hay que desarrollar para implantar el plan de acción de la economía circular. Los tres ejes fundamentales del paquete de medidas europea son: ecodiseño y análisis de ciclo de vida; reutilización de agua; y minimización y valorización de residuos.

 

Ecodiseño

Ecodiseñar es identificar, en el momento mismo en que se proyecta un producto o servicio, todos los impactos ambientales que se pueden producir en cada una de las fases de su ciclo de vida, con el fin de intentar reducirlos al mínimo, sin menoscabo de su calidad y aplicaciones. Por eso, es clave aplicarlo en los sectores del packaging y el etiquetaje industrial. 

La implantación y certificación de la Norma UNE-EN ISO 14006 Gestión ambiental del proceso de diseño y desarrollo confirma que la organización ha implantado correctamente un sistema de gestión que le ayuda a identificar, controlar y mejorar de manera continua los aspectos ambientales de sus productos. Además, reconoce que la organización facilita información a sus clientes, consumidores y otros interlocutores, información sobre sus productos y las mejoras ambientales concretas, que ha incorporado en las distintas etapas de su ciclo de vida.

 

 

Menor impacto ambiental

El impacto ambiental de los productos, entendiendo por productos tanto bienes como servicios, no se limita solo al momento de la producción, sino que se extiende a lo largo de todo el ciclo de vida.

Cabe recordar que el ciclo de vida de un producto es el conjunto de etapas que van “de la cuna a la tumba” del producto, desde la obtención y consumo de materiales y componentes, pasando por la producción en fábrica, distribución y venta, utilización por el usuario y fin de vida.

Teniendo en cuenta que el diseño determina la mayor parte del impacto del producto, resulta crítico considerar los aspectos e impactos asociados a cada etapa del ciclo de vida desde las primeras fases del proceso de diseño, mediante la integración temprana de la componente ambiental, de forma que se reduzcan los impactos manteniendo o incluso mejorando la funcionalidad del producto.

El ecodiseño es una metodología que considera la afección ambiental de los productos desde su concepción -más de la mitad de los impactos que producen pueden prevenirse desde el proceso de diseño- para que a lo largo de su ciclo de vida sean menos lesivos para el medio ambiente.

Se trata de diseñar productos que utilicen materiales menos impactantes, que se fabriquen mediante producción limpia, que incorporen mejoras ambientales en la distribución y que reduzcan los impactos que producen durante el uso y al final de su vida útil.

Hay que destacar que la aplicación del ecodiseño no tiene por qué suponer un aumento del coste del producto, ni una penalización para el consumidor final. De hecho, en muchas ocasiones, la incorporación de medidas de ecodiseño supone un ahorro de materiales o un menor consumo de energía para el usuario.

 

 

Evolución de la certificación

Dentro del marco de la economía circular, el concepto de evaluación de la conformidad tiene un papel relevante puesto que es un instrumento para demostrar, desde la objetividad y la transparencia, los logros alcanzados por las organizaciones en esta materia. Por evaluación de la conformidad debe entenderse la demostración de que se cumplen los requisitos especificados relativos a un producto, proceso o sistema. Para los tres ejes sobre los que está orientado el plan de acción de la Comisión Europea cuentan con herramientas de evaluación de la conformidad sobre los que AENOR ya tiene experiencia.

En particular, el certificado de Ecodiseño de AENOR está dirigido a todo tipo de organizaciones que tienen control ante el diseño que quieran obtener ventajas por tener servicios y/o productos. Hasta el momento, AENOR ha emitido más de 60 certificados a organizaciones de diversos sectores, tales como electrodomésticos, mobiliario, automoción, ascensores, construcción, envase y embalaje, investigación, material eléctrico, proyectos de iluminación, fabricación de máquinas, equipo y material mecánico así como estudios de arquitectura.

Además, la certificación del ecodiseño supone una valoración positiva por parte de las Administraciones Públicas en la contratación pública verde, permitiendo a las organizaciones mostrar cumplimiento con determinados requisitos contemplados en los pliegos de compra pública.

 

José Magro es Gerente de Sostenibilidad y RSC de AENOR, entidad de referencia en certificación de sistemas de gestión, productos y servicios.

 

Más información en www.aenor.com

 

Volver al listado