TENDENCIAS & DISEÑO


Mimbo: una playa, una montaña, el universo

26/07/2018

CATEGORíA: Diseño de packaging MARCA: Montalbán Estudio Gráfico


La General de Vinos elabora vinos de diferentes Denominaciones de Origen, exclusivos para el canal on trade y tienda especializada.


Víctor Montalbán y Cristina Caballero

 

Sus productos se dirigen a las personas que comparten su filosofía: gente atrevida, inquieta y extrovertida que disfruta de su trabajo y aprecia la distinción. Su objetivo, buscar la excelencia para agradar a su consumidor. Esta filosofía se traslada a los diseños de sus vinos: Mimbo, un vino pensado para el cliente actual, de carácter festivo y elegante presentación -ejecutada por Montalbán Estudio-, es un buen ejemplo.

El proyecto surgió de forma muy natural, ya que además de diseñar para La General de Vinos, somos también socios, así que nos involucramos de forma muy personal en cada uno de los vinos que hacemos. Los productos que creamos nacen del conocimiento de todas nuestras áreas, desde sumillería hasta marketing o diseño.

Con Mimbo no iba a ser una excepción. Nos propusimos crear un Rioja fresco y suave, que calase en los nuevos consumidores de vino y en especial al público femenino, de manera que elegimos un nombre sonoro, divertido y colorista, y lo vestimos con una botella transparente y limpia, donde lo importante no es tanto el vino, sino la experiencia de su consumo. De ahí que apostásemos por asociar Mimbo blanco a la playa, Mimbo rosado a la montaña y, finalmente, Mimbo tinto a la noche, donde quiera que estés; por eso decimos que “cualquier lugar es idílico para Mimbo”.

Desde el principio teníamos claro que, en un mercado tan atomizado y complicado como el del vino, hacer un producto que funcione conlleva asumir riesgos. Siendo socios de La General, los asumimos, y desde el comienzo apostamos por esa botella que deja entrever el color del vino, por su tapón reusable Vinolok de cristal y por esa forma tan fresca y desenfadada de mostrar el producto.

Si hubiéramos hecho un vino llamado “Viña de la ribera” con una tipografía clásica y una botella estándar, seríamos uno más entre miles y miles de vinos con D.O.C. La Rioja. Sin embargo, nuestra diferenciación de producto es completa, Mimbo destaca en las vitrinas de los restaurantes, o incluso, gracias a su nombre, en las cartas de vino. Por eso funciona.

 

 

El vino habla por su color

En el diseño nos parecía importantísimo que fuera el propio color del vino el que contase sus bondades, así que elegimos una botella transparente para blanco y rosado, que son las dos primeras referencias que lanzamos al mercado. Para evitar ocultar el vino con una etiqueta de papel, utilizamos impresión directa sobre la botella con la técnica de vitrificado, que tiene lejanas similitudes con la serigrafía. Esto nos restringía la paleta de colores, pero nos permitía hacer ese juego de transparencias y reflejos que estábamos buscando. 

En el proceso creativo repetíamos mucho la idea de un paraíso, de un lugar personal y feliz en el que tomarnos una copa de Mimbo, así que contextualizamos Mimbo blanco en unas idílicas vacaciones en la playa, y Mimbo rosado en una aventurera escapada por la montaña. Cuando comprobamos que la marca gustaba y empezaba a funcionar en el mercado, nos lanzamos a crear Mimbo tinto que, obviamente, necesitaba una botella más opaca. Utilizamos una botella en color gris y la vitrificamos en blanco y amarillo para ambientarla en la noche, en la disco, o en una verbena. En el proceso probamos las primeras muestras de Mimbo tinto, y nos pareció tan rico que hicimos varias bromas, una de ellas referida a que no había mejor vino en el universo. Esa broma interna la hicimos crecer, hasta modificar el diseño original y convertirlo en lo que es ahora, un vino de ciencia-ficción, con extraterrestres, nebulosas y naves espaciales. También estamos trabajando la posibilidad de hacer una edición limitada que brille en la oscuridad; ya se verá.

 

Las bodegas deben arriesgar

La verdad es que cada vez tenemos más difícil innovar en un mercado en el casi todo está ya inventado. Incluso cuando trabajamos en namings para marcas de vino nos topamos con muchos obstáculos y descartamos más de doscientos nombres antes de encontrar uno libre. Esto ilustra muy bien la alta saturación y diversidad del sector, así que creemos que lo más importante es encontrar un concepto diferente y llevarlo más allá en cuanto a materiales o imagen. Aún queda algo de margen para la innovación, pero las bodegas no siempre son valientes, así que quizá tengamos que atacar por ahí. Hay que arriesgar. Seguro que hay muchos recursos innovadores que están esperando a ser explotados…

 

 

Víctor Montalbán es fundador y director creativo y Cristina Caballero es directora de arte y socia de Montalbán Estudio Gráfico (Zaragoza), un equipo especializado en diseño de marcas (branding), diseño de packaging, diseño editorial y comunicación visual. “Creamos ideas, diseñamos imágenes que conmueven, que ayudan a construir marcas y que influyen en el consumidor. Ayudamos a nuestras empresas a mostrar su mejor cara”.

 

www.montalbanestudio.es

 

Volver al listado