MERCADOS & ENVASES


Una bandeja generadora de CO2 que aumenta la vida útil del pollo envasado

21/10/2019

CATEGORíA: Innovación en los materiales MARCA: ITENE


Este nuevo envase, desarrollado en un proyecto financiado por la AVI y en el que colaboran ITENE e IATA-CSIC, permitirá reducir los costes de envasado, mantener el buen aspecto del producto más tiempo y disminuir el uso de materiales plásticos.


La carne de pollo es uno de los productos más consumidos debido a sus propiedades nutricionales y su bajo coste económico. Sin embargo, cada año se desperdician en Europa unos 25 millones de kilos debido en gran parte a que no suele durar en buen estado más de 7-9 días si se mantiene envasada y bajo control estricto de refrigeración, debiéndose además de consumir en las 24 horas siguientes a la apertura del envase.

 

Con el fin de aumentar la vida útil de este producto, las empresas UVESA y Termoformas de Levante -gracias a la financiación de la AVI (Agencia Valenciana de la Innovación) dentro del programa de Consolidación de la cadena de valor empresarial- se encuentran trabajando en el desarrollo de una nueva bandeja generadora de dióxido de carbono (CO2), un envase activo que además reducirá los costes de envasado y mantendrá el buen aspecto del producto al no haber exudado.

 

La conservación de la carne de pollo se ve afectada por el desarrollo de microorganismos, la oxidación de grasas y el cambio de color de la carne. Para evitarlo, la industria envasadora de pollo emplea habitualmente un envasado en atmósfera protectora con un elevado porcentaje de CO2 que permite inhibir el crecimiento de microorganismos alterantes y patógenos.

 

Sin embargo, el envasado en atmósfera modificada también presenta una serie de inconvenientes como la tendencia del CO2 a solubilizarse en los alimentos, lo cual da lugar a un posible colapso del envase; la pérdida del CO2 y su efecto conservador una vez que el envase es abierto, o altos exudados de la carne al haber demasiado CO2 en el interior del envase, lo afecta negativamente al aspecto del producto.

 

Como alternativa, la bandeja del proyecto AVICO2 -que se ha desarrollado colaboración de los centros de investigación ITENE (Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística) e IATA-CSIC (Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos)- tendrá sistemas emisores de CO2 que permiten generar la atmósfera deseada en el interior del envase sin la necesidad de incorporar la mezcla de gases en el momento de envasado.

 

El prototipo a escala piloto de la bandeja activa ofrecerá asimismo una reducción de costes con respecto a la tecnología actual de amósfera protectora (MAP) debido al ahorro en inversión de maquinaria e instalaciones complejas, gases de alta pureza, mantenimiento de líneas de envasado MAP y eliminación de la almohadilla de celulosa de las bandejas actuales. Se logrará, además, un aumento de la velocidad de envasado y, por lo tanto, mayor productividad.

 

Por otra parte, se mejorará la apariencia del alimento envasado, al no haber exudado presente, debido a que la nueva bandeja recoge el exudado en un compartimento situado debajo de la carne de pollo envasada.

 

AVICO2 está alineado con los nuevos requerimientos europeos sobre economía circular al permitir eliminar materiales complejos que empleen multicapas (por ejemplo, films coextruidos con poliolefinas y EVOH usados habitualmente en los films tapa de las bandejas de ave) y ayuda a reducir los espesores de las bandejas con lo que, por tanto, se usa menos cantidad de plástico por envase. Con ello también ayuda a reducir el desperdicio alimentario y los impactos negativos que conlleva en términos de sostenibilidad social, económica y medioambiental.

 

Más información: 
UVESA / Termoformas de Levante

www.itene.com

 

Volver al listado