INNOVACION & TENDENCIAS _ 31 / 08 / 2017

Farmacia: innovación en envases y tendencias

Categorías: Diseño de Packaging


Farmacia: innovación en envases y tendenciasLa industria farmacéutica española sigue consiguiendo cifras de crecimiento continuado en todos sus segmentos. Existen varios factores motivantes, como son el aumento de la esperanza de vida, el crecimiento de las enfermedades crónicas y la introducción de formas de terapia nuevas. Y no sólo se mantiene esta tónica a nivel nacional, sino que las previsiones a escala global son igual de satisfactorias.
 
David Ortiz y Antonio Monsalve - ITENE
 
Esta situación no sólo a nivel nacional sino también global plantea una serie de retos que las empresas farmacéuticas y de envase deben afrontar, tanto legislativos como respecto a las necesidades de los usuarios. Además, la industria “intenta utilizar el envase para diferenciar sus productos. En una organización como la nuestra, juega un papel fundamental”, argumenta Guido Schmitz, responsable en Innovación en Tecnología y Envase de la división de Cuidado al Consumidor de Bayer.
Entre los principales retos se encuentran por un lado el de conservar la estabilidad y calidad de los medicamentos, así como de protegerlos contra las falsificaciones. Todo ello sin olvidar que el envase debe garantizar que no ha sido manipulado, presentando dificultades para ser abiertos por niños con el objetivo de evitar accidentes, entre otras funciones.
 
Conservación
Desde el punto de vista técnico, el envase debe garantizar la protección del medicamento de factores externos como la luz, temperatura, etcétera, que pueden causar la degradación del medicamento. Causas comunes de degradación de medicamentos son: exposición a la luz, perdida de disolventes, exposición a gases reactivos (oxígeno) absorción de vapor de agua, y contaminación microbiológica.
El empleo de materiales opacos, con buenas propiedades barrera al vapor de agua y al oxígeno, y envases adecuadamente sellados e íntegros permiten evitar la degradación de los medicamentos. Por esta razón, es habitual encontrar materiales multicapa compuestos por distintos materiales que proporcionan las propiedades barrera deseadas, incluyendo muchos de ellos una lámina de aluminio.
Otra vía de garantizar la protección de agentes como el vapor de agua o el oxígeno es el empleo de los denominados envases activos. Se trata de envases que interaccionan con el producto o el entorno permitiendo una adecuada conservación del producto o alargando su vida útil.
Las aplicaciones de envase activo empleadas en el sector farmacéutico se basan principalmente en la interacción del envase o material de envase con el entorno, es decir con el oxígeno o el vapor de agua presente en el interior del envase o que llega a través del envase desde el entorno.
 
Antifalsificación
El 10% de todos los medicamentos vendidos están falsificados, según diversas fuentes consultadas. Ante ello, empresas de todo el globo han puesto en marcha mecanismos para responder a este reto. De hecho, este es un objetivo común de la industria de embalajes y la farmacéutica.
Con estas preocupantes cifras, la Unión Europea se vio obligada a llevar a cabo en su momento la Directiva 2011/62/EU sobre Falsificación de Medicamentos para resolver este conflicto. “Estos productos habitualmente contienen ingredientes falsos o deficientes (…) incluyendo sustancias activas en la incorrecta dosificación, provocando así una importante amenaza para la salud humana”, se argumenta.
La Directiva introduce tres requisitos de obligatorio cumplimiento por parte de todos los envases de medicamentos:
· En primer lugar, deberán contener en su envase un código de lote y un dispositivo contra su manipulación, comprobando que el medicamento que llega al paciente no ha sido previamente abierto.
· Por otro lado, los ingredientes activos deberán ser fabricados de acuerdo a unas normas de calidad concretas.
· Finalmente, gracias a un logotipo común para toda la UE, se podrá verificar qué farmacias venden sus productos legalmente vía Internet.
 
También hay que tener en cuenta el Reglamento de delegados (EU) 2016/161 de la Unión Europea, que dicta normas vinculantes para evitar la entrada de medicamentos falsificados en la cadena de suministro legal y que concluye que todas las medicinas de prescripción obligatoria tienen que incorporar características de detección individuales, así como un dispositivo contra la manipulación. El reglamento, concretamente, supone que los medicamentos afectados deben estar identificados con un número de serie individual y claramente intactos desde febrero de 2019.
Las soluciones de los fabricantes de equipos en este punto son muy variadas. Hologramas, códigos sintéticos de ADN y láser o tintas de impresión especiales son elementos que a veces no se detectan a simple vista. Los sellos de originalidad – denominados Tamper Evidence Label– pueden aplicarse en la cajita del medicamento o pegarse después del envasado.
La empresa Rondo del grupo Medipak Systems no utiliza etiquetas de seguridad ni adhesivos. Durante el proceso de cierre se activan los estampados en las solapas de la tapa y del fondo, que indican clara e irreversiblemente la apertura. De este modo, el consumidor puede ver a primera vista si el embalaje ya ha sido abierto. La apertura y el cierre de la cajita funcionan con la misma facilidad y sin problemas que cualquier cajita plegable convencional. Otra ventaja: los recortes pueden realizarse sin limitaciones en las líneas del embalaje ya existentes.
 


Otra solución innovadora la aporta la empresa HHS BAUMER, en este caso con el uso de adhesivos que se colocan a modo de código de barras, y permiten un fácil e inequívoco seguimiento ya que cada número de serie es vinculado a un solo producto. Además, cada producto cuenta con un cierre de seguridad que garantiza la no manipulación previa, llegando a manos del consumidor en perfectas condiciones.
Para esto, la cola juega un papel decisivo, y es aquí donde actúa el equipo de Baumer hhs: con el método de doble disparo, o “Two-shot method”, consiguen aplicar lo mejor de la cola caliente (pegado instantaneo) y de la fría (cierre irreversible detectando aperturas o roturas) para conseguir el cierre estimado.


 Otro ejemplo de éxito es el desarrollado por investigadores de la Universidad de Luisiana, que consiste en identificar medicamentos falsificados a través de la pigmentación en el color de los mismos.
Además de la seguridad de los pacientes y los productos, los nuevos embalajes farmacéuticos mejoran también la situación para las propias empresas farmacéuticas. Una identificación clara de un medicamento, por ejemplo, puede reducir considerablemente el coste de las devoluciones y retiradas.
 
Trazabilidad integral
Muchos fabricantes no solo apuestan por la identificación, sino también por una trazabilidad completa de sus productos mediante la integración de soluciones Track & Trace. Aquí, la empresa ofrece diferentes tecnologías de impresión y la posibilidad de aplicar etiquetas, sistemas de inspección inteligentes, así como soluciones de impresión y marcado. Según el requisito, pueden combinarse los componentes y también integrarse en el funcionamiento de las máquinas y los equipos existentes.
 
Entre las diversas innovaciones que podemos encontrar en este aspecto, destaca Plastiward, un innovador sistema llevado a cabo por Clariant y SICPA. Funciona introduciendo una etiqueta de forma invisible en diversos polímeros pasando a formar parte del producto como tal. De esta forma, es monitorizado conociendo el punto en el que se encuentra en todo momento.
 
Los niños, en el punto de mira
Otro de los grandes retos conjuntos se centra en conseguir la no manipulación de medicamentos por parte de los niños. Desde hace años, campañas que alertan del peligro de que los niños estén al alcance de los medicamentos toman la radio o televisión para concienciar a la población. Pero la innovación en envase puede ayudar también a conseguirlo
Un ejemplo lo hemos encontrado en esta edición de Interpack con la empresa Locked4Kids, que ha desarrollado un innovador recipiente de cartón que permite que las grageas no salgan de manera sencilla del mismo. Para que esto ocurra, se deben mantener pulsadas dos pestañas colocadas a diferentes alturas permitiendo así la salida de los diferentes blísters.
Con este sistema, la compañía ha ganado dos premios (Gold Award for Pharmaceutical y Silver Award for Household Industrial), siendo esta su versión 2.0. Pero no sólo centra su actividad en el ámbito farmacéutico, sino que utiliza la misma mecánica para productos de limpieza, como pastillas de detergente o baterías.
 

 
Comodidad ante todo
El consumidor busca principalmente la sencillez y el confort en todos los aspectos, por lo que los envases farmacéuticos deben cumplir también con esta premisa. Las personas mayores, entre otras, se enfrentan cada día a envases diferentes por lo que las empresas deben ser capaces de responder ante esta necesidad.
Según la Asociación Federal Alemana de Organizaciones de Adultos Mayores -BAGSO, por sus siglas en inglés-, más del 90% de la población mayor de 60 años lucha con los cierres de los envases y embalajes de productos de consumo y tres cuartas partes de ellos censuran sus bajas propiedades de manejabilidad.
Sanner se encarga de diseñar envases especiales para personas mayores. El ejemplo más relevante es FOG 27: un nuevo tapón para envases tubulares de pastillas efervescentes. Las ventajas que ofrece son por un lado una forma sencilla e intuitiva de apertura, mientras que por otro garantiza la no pérdida de este tapón al estar enganchado al propio envase.
 



 
Personalización
También para las enfermedades infrecuentes, de las que existen, comparativamente, números reducidos de casos, se desarrollan cada vez más frecuentemente medicamentos que requieren de los fabricantes más complejidad con tamaños de lotes cada vez más pequeños.
Esta tendencia se aleja de la estandarización y apunta hacia el tratamiento individualizado. Esto supone un reto para los constructores de equipos proveedores de sistemas de embalajes, ya que la industria exige cada vez mayor flexibilidad y ello requiere un rápido reequipamiento.
 
E-Health
La electrónica impresa avanza de forma imparable en el ámbito del envase. Los plásticos conductivos, tintas sobre lámina, papel o vidrio, junto con componentes electrónicos extremadamente finos, flexibles y transparentes –además de displays interactivos, efectos luminosos y sensores, transforman los embalajes, ya actualmente, en productos de alta tecnología.
Gracias a ello llegaremos a un concepto global de E-Health. Los embalajes inteligentes conocen la dosificación individual de los pacientes, preparan el medicamento correspondiente por medio de un acceso temporizado y emiten una alarma si se olvida la toma. Estas son innovaciones que pueden contribuir a aumentar la seguridad de los pacientes.
 
Optimización
La optimización de materiales y procesos es una de las tendencias principales a aplicar en la industria farmacéutica. El embalaje óptimo es el apropiado a un producto que se destina a un trayecto de distribución concreto. Para ello, hay que conocer el producto y conocer los riesgos de distribución a los que pueda exponerse, tales como la humedad, temperatura, choques, vibraciones, comprensión y estabilidad.
Además, optimizar es también tener en cuenta el aspecto económico. La coyuntura actual obliga a considerar la reducción de costes como una necesidad, siendo tanto la Administración como los pacientes, un target sensible altamente al precio. Por ello, los envases farmacéuticos se enfrentan al reto de mantener un alto nivel de calidad al menor coste posible, esto es, optimizar al máximo los recursos.
Una de las tendencias para superar este reto es la reducción del tamaño de los envases o la reestructuración del producto, lo cual permite una reducción del peso y tamaño. Esto conlleva a una disminución del número de envíos y mejora los procesos de distribución.
 
Sostenibilidad
El envase es una de las muestras más visibles de la preocupación de la industria farmacéutica por el medio ambiente, gracias a la aplicación de medidas de prevención para minimizar su impacto ambiental. SIGRE, entidad sin ánimo de lucro, contribuye a gestionar el reciclaje de envases de medicamentos en España, impulsando los principios de la economía circular y apostando por la innovación en este sector.
En el marco de su Plan Empresarial de Prevención de envases 2015-2017, durante el ejercicio anterior un total de 41 laboratorios aplicaron 237 nuevas iniciativas y mejoras ambientales sobre 15 millones de envases que, unidas a las 172 aplicadas en 2015 por 45 laboratorios a otros 17 millones de unidades, han permitido que en los dos primeros años de este Plan trienal se haya reducido en un 6,57% el peso medio de los envases de medicamentos comercializados en nuestro país.
Así pues, esta iniciativa contribuye a mejorar la labor que la industria farmacéutica está llevando a cabo en materia de prevención de envases y a reforzar los valores del envase del medicamento, dejando patente el compromiso de este sector con la innovación y la responsabilidad social.
La labor de apoyo de SIGRE para seguir animando e impulsando este esfuerzo de las empresas farmacéuticas para que sus envases sean más ecológicos se ha visto reforzada recientemente con el lanzamiento de la primera web específica sobre “El ecodiseño en los envases farmacéuticos”, que se suma a la edición de las “Guías Prácticas y Técnicas de ecodiseño en envases farmacéuticos” realizadas el año anterior, para las que contó con el apoyo técnico de ITENE.
El ecodiseño es una metodología de diseño que analiza los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida del envase. El impacto ambiental global del envase farmacéutico requiere el análisis de todas las entradas de materias primas, energía y agua y salidas de residuos, emisiones y ruido en cada una de las etapas del ciclo de vida del envase, desde la selección de materiales hasta su ­fin de vida.
 
Conclusiones
En definitiva, la diferenciación es la clave del éxito. Es por esto que las empresas tras llevar a cabo diferentes estudios han optado por mejorar la experiencia del consumidor perfeccionando el envase.
Con estas mejoras, no sólo los niños están más protegidos, que es una de las preocupaciones de los padres, sino también las personas mayores pueden afrontar el día a día de manera más cómoda y sencilla.
Pero no sólo preocupa a día de hoy la manipulación del mismo en términos de confort, sino también en términos de seguridad. La falsificación de medicamentos provoca al cabo del año miles de muertes en personas de todas partes del mundo. Ante esto, las empresas han decidido garantizar sus productos mediante una determinada tecnología capaz de monitorizar y garantizar la recepción segura de los medicamentos a las personas.
 

Fuentes consultadas: artículo especializado “Embalajes farmacéuticos: Seguridad en todos los aspectos”. Interpack 2017