INNOVACION & TENDENCIAS _ 29 / 06 / 2017

Hortofrutícolas: el consumidor busca un envase más inteligente, individual y sostenible

Categorías: estrategia


Hortofrutícolas: el consumidor busca un envase más inteligente, individual y sostenibleYa está disponible el informe completo de tendencias "Comercio hortofrutícola 2025”, encargado por la feria Fruit Logistica.
 
Una mayor toma de conciencia por la salud, el deseo de más transparencia y los rápidos cambios de las modas, son las tres megatendencias sobre el comportamiento de los consumidores que el GDI, Gottfried Duttweiler Institut, identifica en la cuarta entrega del informe de tendencias “Comercio hortofrutícola 2025”, encargado por Fruit Logistica. La gran incógnita es: ¿cuáles serán los efectos que esto puede causar en el comercio hortofrutícola? El creciente interés por una alimentación saludable representa una excelente noticia, ya que puede significar un gran estímulo para la demanda, cada vez mayor, de frutas y verduras. Los efectos positivos podrían conseguirse incluso a través de campañas de marketing virales, que ofrecerían la oportunidad de obtener una amplia cobertura con costes relativamente bajos. Sin embargo, estas mismas redes sociales, que pueden rápidamente encumbrar a un producto, son difíciles de controlar y pueden causar cambios vertiginosos en las modas, siendo esto último una posible amenaza para los productos naturales, que no pueden someterse a modificaciones tan fácilmente como los productos procesados.
Dicho informe dedica un apartado al packaging, que puede resultar de gran interés para nuestros lectores y que reproducimos a continuación:
 
¿Qué es?
Las demandas de los consumidores en cuanto a comodidad y los requisitos de la industria en términos de la eficiencia logística y respecto a la larga frescura de los productos han llevado en los últimos años a un aumento de los embalajes de plástico. Si el ejemplo Alemania muestra que la tasa de reciclaje de plásticos ha aumentado masivamente en los últimos años, desde el 11,6 % en 1991 a un considerable 99,5 % en 2014 (1), la percepción de este problema por los consumidores suele ser otra: estos ven cada vez más imágenes de mares contaminados y animales sufriendo porque quedan atrapados por bolsas de plástico y mueren estrangulados. De ahí que la aceptación de los consumidores de dichos embalajes disminuya constantemente. A este respecto, el deseo y la realidad suelen diferir bastante y el comportamiento de los consumidores resulta ser híbrido. A menudo gana, por su puesto, la comodidad, porque el consumidor desea comer de modo rápido, sano y con porciones ideales. De hecho, el volumen de residuos de plástico casi se ha duplicado entre 1991 y 1994 (2). Minoristas como Original Unverpackt, que se defienden bien sin envases, captan de este modo el espíritu de la época. Los embalajes de plástico convencionales ya no están en boga, por eso mientras tanto se investiga en profundidad sobre materiales de envasado naturales, biodegradables y que mantengan los productos frescos durante más tiempo. Las tecnologías inteligentes permiten además que el envase se pueda adaptar de modo individual al contenido y que, por lo tanto, se adapte por ejemplo la fecha de caducidad a la frescura real del producto. Además, los envases se están volviendo cada vez más útiles. Voges Packaging, por ejemplo, ha desarrollado “Gropak”, en el que los champiñones pueden continuar creciendo durante su transporte y almacenamiento.
 
Evaluación de oportunidades/riesgos
La aceptación de embalajes innecesarios se está reduciendo continuamente entre los consumidores, si bien este deseo choca también con la comodidad. Encuestas en Europa demuestran que la mayoría de los consumidores estarían de acuerdo en que se prohibieran las bolsas de plástico (3). REWE ya ha retirado en Alemania las bolsas de plástico de su surtido. Aldi también quiere desterrar dicho embalaje a partir de 2017. El tema del embalaje ejercerá cada vez más presión en el futuro, tanto por parte de los consumidores como por parte de la política.

Oportunidades: Las nuevas tecnologías permiten embalajes biodegradables y cada vez más inteligentes. Además, los conceptos de venta en los mercados municipales sin embalaje gozan cada vez más de una gran popularidad.

Riesgos: Las nuevas formas de embalaje son aún considerablemente más caras en comparación con las tradicionales y ponen cada vez más bajo presión al sector, que de por sí opera con pequeños márgenes en el área de la comodidad. También los marcos legislativos continúan frenando en Alemania a los nuevos materiales de embalaje. Por ejemplo, la normativa sobre embalajes no permite que los plásticos biológicamente biodegradables, certificados por TÜV, se utilicen para elaborar compost industrial.
 
Ejemplos:
www.voges-packaging.com
Gropak es un concepto de embalaje en el que los productos frescos pueden continuar creciendo en el almacén.
 

 
www.original-unverpackt.de       
Original Unverpackt es el primer concepto de cadena de supermercado que renuncia a los embalajes de usar y tirar.
 
www.designbysol.co.uk/bumpmark
Bump Mark es una etiqueta de frescura biorreactiva. La textura de la etiqueta cambia acorde con la frescura del contenido del embalaje.

 
 


(1) www.bmub.bund.de/fileadmin/Daten_BMU/Bilder_Infografiken/verpackungen_gesamt_bf.pdf

(2 )www.bmub.bund.de/fileadmin/Daten_BMU/Bilder_Infografiken/verpackungen_gesamt_bf.pdf

(3) yougov.de/news/2016/10/09/62-prozent-fur-verbot-von-plastiktuten/
 
 
Puede descargar el informe completo en este enlace:
http://www.fruitlogistica.de/es/Visitantes/TrendReport/