OPINIÓN


Los tres objetivos clave del borrador de Reglamento Europeo de Envases y Residuos de Envases

20/01/2023

CATEGORíA: JAVIER ZABALETA, director gerente de Itene

La Comisión Europea ha dado un nuevo paso para alcanzar la neutralidad climática en 2050 que establece el Pacto Verde Europeo (Green Deal), con la publicación el pasado 30 de noviembre del borrador del Reglamento Europeo de Envases y Residuos de Envases


Este reglamento afectará a todos los envases que se fabriquen o empleen en los Estados miembros de la Unión Europea (UE), sean del material que sea, y es más ambicioso que la actual legislación española, como la Ley de Residuos y Suelos Contaminados y su “impuesto al plástico”, o el proyecto de Real Decreto de Envases y Residuos de Envases.

 

© Agenlaku Indonesia / Unsplash

 

Pero ¿cómo nos va a afectar el futuro Reglamento Europeo de Envases y Residuos de Envases? ¿Cuáles son sus principales medidas?

 

El borrador del reglamento establece tres objetivos clave: la prevención de los residuos de envases, el impulso de la reutilización y el rellenado; y el objetivo en 2030 de que todos los envases sean reciclables. Además, se establecen nuevas obligaciones respecto al etiquetado, con el fin de que quede claro en qué contenedor se debe depositar cada envase, y sobre aplicaciones de los bioplásticos, los plásticos compostables y los plásticos biodegradables (se indica cómo deben diseñarse, reciclarse y eliminarse).

 

Respecto a la prevención, se quiere restringir el envasado innecesario y se va a fomentar el uso de los envases reutilizables y rellenables. Con este fin, desaparecerán algunos envases, como los de un solo uso para los alimentos y bebidas consumidos en restaurantes y cafés (por ejemplo, los sobres de azúcar), los envases de un solo uso para frutas y hortalizas o las botellas monouso de champú que podemos encontrar en los hoteles.

En cuanto a la reutilización, la Comisión Europea pretende reducir los residuos de envases en un 15% de aquí a 2040, por persona y por Estado miembro, en comparación con las cifras de 2018. Habrá diferentes porcentajes para los distintos sectores industriales y se establecen objetivos intermedios hasta esa fecha (reducción del 5% respecto a 2018 para 2030 y del 10% para 2035).

 

Asimismo, las empresas tendrán que ofrecer a los consumidores un porcentaje de los productos en envases reutilizables o rellenables y habrá que introducir sistemas obligatorios de depósito, devolución y retorno para las botellas de plástico y las latas de aluminio.

 

Por último, en lo que concierne al objetivo de que en 2030 todos los envases que circulen en el mercado de la UE tendrán que ser reciclables de manera económicamente viable, el borrador del reglamento dice que se va a impulsar el reciclado de alta calidad en circuitos cerrados y la creación de un mercado de materias primas secundarias que ayude a reducir las necesidades de materiales vírgenes. Respecto a este último aspecto, habrá una serie de objetivos vinculantes para incrementar la cantidad de plástico reciclado disponible para la fabricación de envases.

Aunque el borrador del reglamento aún tiene que ser examinado por el Parlamento Europeo y el Consejo, ¿cómo podemos prepararnos? En ITENE ayudamos a las empresas con el diagnóstico legislativo y con nuestros servicios de consultoría especializada. También evaluamos si un envase es reutilizable (y si no lo es, plantear vías para lograrlo) y podemos demostrar el contenido reciclado de los materiales de los envases y certificar los procesos de reciclado, ya que somos entidad certificadora acreditada por Recyclass. Por último, también ofrecemos asesoramiento sobre la fiscalidad de tasas como el impuesto al plástico.

 

Javier Zabaleta

Director gerente de Itene

 

 

 

Volver al listado