INNOVACIÓN


Neobotik lleva la versatilidad de los cobots a la máxima expresión con una aplicación de paletizado de ocho ejes

22/12/2021

CATEGORíA: Sistemas de envasado MARCA: Universal Robots

Se trata de un proyecto sin precedentes en Europa que podría dar mucho de qué hablar en la industria.


Neobotik, integrador de Universal Robots especializado en el sector agroalimentario y el final de línea, ha desarrollado una aplicación de paletizado para la empresa canaria Aperitivos Snack que saca el máximo partido de la versatilidad de los cobots: además de los seis ejes incorporados en los brazos robóticos articulados, esta solución cuenta con dos ejes extra (uno vertical y otro horizontal) para paletizar a más de dos metros de altura y para desplazarse a tres líneas distintas.

 

 

 

Neobotik encarna a la perfección la trayectoria fulgurante de la robótica colaborativa en los últimos años. Fundada en 2016, esta compañía de seis empleados radicada en Huelva es integrador certificado de UR desde 2018 y fue la elegida para instalar un cobot UR dorado de edición especial, el número 25.000 vendido a nivel mundial, en Ibéricos COVAP.

 

El espíritu de superación y la creatividad han llevado a esta ingeniería a explorar las fronteras de la robótica colaborativa para dar solución a los desafíos de la industria agroalimentaria, especialmente en procesos vinculados al final de línea. Uno de los mayores retos que la empresa onubense tuvo que afrontar vino de la mano de Aperitivos Snack, una pyme dedicada a la producción de patatas fritas y snacks. El encargo consistía en automatizar el paletizado de cajas de cuatro formatos distintos que llegaban transportadas en tres líneas. Y todo ello, con un solo robot colaborativo.

 

Automatizar el final de línea se convirtió en una prioridad para la compañía alimentaria, ya que la carga manual de las cajas desde los transportadores hasta el pallet era una tarea repetitiva y tediosa, al tiempo que podía causar trastornos musculoesqueléticos en los trabajadores. Además, la continuidad de la producción dependía siempre de la presencia de un operario, por lo que se producían parones en los ratos de descanso. Anteriormente, el cliente había barajado la posibilidad de automatizar el proceso mediante un robot tradicional, pero descartó esa opción, ya que los costes de la instalación se disparaban hasta más de 200.000 euros y el espacio requerido hubiera sido de 60 m2.

 

Automatización del paletizado de cajas de cuatro formatos distintos con un UR10e

La piedra angular de la solución colaborativa diseñada por Neobotik fue la incorporación de un séptimo y un octavo eje de 3.500 milímetros en el cobot UR10e de Universal Robots. Uno sería vertical y ofrecería la posibilidad de paletizar a más de dos metros de altura. Otro sería horizontal y daría al cobot la capacidad de atender las tres líneas por donde llegan las cajas. Configurar las elevaciones y alinear la máquina al suelo constituyó un importante desafío para la ingeniería.

 

El sistema ideado por Neobotik dispone de cerca de veinte sensores repartidos entre las tres líneas para detectar la entrada de cajas, su acumulación y su llegada. “Uno de los grandes retos fue gestionar la llegada de las cajas de manera eficiente para que las líneas no se colapsaran”, recuerda David Muñoz, CEO de Neobotik. “Gracias a los sensores, podemos conocer qué cajas están entrando. El PLC hace recuento e indica al robot a qué línea tiene que acudir en función de su nivel de saturación, añade. David Muñoz confiesa que la programación de este ecosistema fue la mayor dificultad del proyecto.

 

Además, la existencia de un eje lineal obligó a incorporar medidas de seguridad adicionales. En concreto, un vallado y una barrera de seguridad de SICK. De esta manera, cuando el operario entra en la zona del cobot para extraer un pallet, el brazo robótico se detiene. Una vez fuera, el trabajador le indica al robot que puede reanudar su trabajo.

 

La solución, que está programada para gestionar seis cajas por minuto, carga formatos de entre 0,5 y 3,5 kilos, aunque tiene capacidad para sostener hasta 8 kilos, lo que hace que esta aplicación sea fácilmente exportable a otros clientes, según destaca David Muñoz. Cuando hay un cambio de formato en las cajas que hay que paletizar, solo hay que indicarlo en una pantalla táctil. Gracias al software Pallbotik desarrollado por Neobotik, esta modificación no supone más de 30 segundos. Este programa de paletizado evita que tenga que intervenir una ingeniería cada vez que hay que hacer un cambio de formato en el final de línea de una empresa. A través de una pantalla amigable e intuitiva, el operario puede ajustar los mosaicos, la altura, el tipo de caja y el peso, o incluso hacer nuevos mosaicos.

 

Otro punto sensible fue la comunicación del cobot con las otras máquinas de la planta. En concreto, el cliente trabaja con una máquina clasificadora que funciona bien, pero que por su antigüedad no puede comunicarse con el robot. Según David Muñoz, este obstáculo no ha supuesto un contratiempo: “nos hemos dado cuenta de que podemos integrar nuestra máquina con tecnología bastante antigua, ya que se adapta a las circunstancias”, afirma.

 

Además de los atributos de la aplicación, Neobotik ofrece a su cliente soporte en remoto gracias a la comunicación con los servidores de la empresa. El integrador UR puede conectarse al robot, al PLC, al HMI y al servomotor en caso de incidencia.

 

 

Mayores beneficios y mejora en las condiciones de los operarios

La incorporación de esta solución colaborativa de paletizado ha aportado grandes beneficios a la empresa productora de snacks, entre los que destaca una mayor versatilidad a través de un paletizado de tres líneas en tres pallets con un solo robot y un cambio de formato rápido y fácil.

Asimismo, se ha logrado instalar la aplicación en solo 20m2, un 50% menos de espacio que supondría el sistema con robótica tradicional, al tiempo que se cumplen los tiempos de ciclo del sistema. Además, la solución contribuye a eliminar los problemas musculoesqueléticos que sufrían los empleados al levantar las cajas.

 

Cabe señalar que el presupuesto de la instalación fue de aproximadamente 100.000 euros y que, trabajando a un turno, el retorno de la inversión equivale a 24 meses. “Hay que felicitar a nuestro departamento de programación de PLC, que ha podido adaptar la célula de paletizado a los requerimientos del cliente, a nuestro software Pallbotik y a la integración de los elementos de Universal Robots”, concluye David Muñoz.

 

Universal Robots se fundó en 2005 para hacer accesible la tecnología robótica mediante el desarrollo de robots industriales pequeños, fáciles de usar, flexibles y con un precio razonable junto a los que se puede trabajar de forma segura. Desde que en 2008 se lanzó el primer robot colaborativo (cobot), la compañía ha experimentado un crecimiento considerable alrededor del mundo. Universal Robots, que forma parte de Teradyne Inc., tiene su sede central en Odense, Dinamarca, y cuenta con filiales y oficinas regionales en Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Italia, República Checa, Polonia, Turquía, China, India, Singapur, Japón, Corea del Sur, Taiwán y México. En 2018, Universal Robots alcanzó unos ingresos de 234 millones de dólares.

 

http://www.universal-robots.com

 

 

Volver al listado